Andreu Solar

Actualitat

15 de junio de 2022

Eficiencia energética y energías renovables, la clave por un futuro sostenible

 

La reducción del uso de la energía, la apuesta por electrodomésticos eficientes y los hábitos de consumo responsables son factores clave para acelerar el adelanto hacia un futuro más sostenible. Cualquier cambio, por pequeño que sea, es un gran adelanto.

En un contexto de desarrollo sostenible, la eficiencia energética es una de las maneras más rentables para combatir el cambio climático, reducir los costes de la energía y mejorar la competitividad y productividad. Cómo lo indica su nombre, la eficiencia energética se refiere al uso eficiente de la energía. Esto quiere decir que tenemos que aprovechar los recursos energéticos de manera inteligente para lograr, día a día, una mayor eficiencia energética.

Nunca dejaremos de consumir energía porque la necesitamos para vivir. Pero sí que podemos hacer un uso más racional y consumir de manera más responsable y sostenible. Vivimos en un entorno privilegiado, depende de nosotros mantenerlo o destruirlo. Una buena manera es optar por las energías renovables y adquiriendo buenos hábitos de consumo energético. No se trata de disminuir la calidad de vida, sino de mejorarla. Al hogar, podemos empezar para sustituir las bombillas incandescentes por luces de bajo consumo; utilizar electrodomésticos eficientes y de poca contaminación (A+++); desconectar los aparatos eléctricos, poner termostatos, aislar puertas, ventanas y techos, reducir la temperatura del agua de la caldera, invertir en paneles solares para generar electricidad, etc. Las pequeñas acciones son esenciales para fomentar el ahorro energético en casa.

Otra de las características de la eficiencia energética es el aprovechamiento de las energías renovables, puesto que aportan importantes beneficios socioeconómicos y son una piedra angular del desarrollo sostenible. La luz del sol, el agua y el viento son fuentes inagotables y seguras, libras de emisiones de dióxido de carbono. Así pues, tenemos que apostar por ellas, por las energías renovables (hidráulica, solar, eólica, geotérmica) que nos permiten producir energía reduciendo el impacto medioambiental.

En Cataluña, la energía solar es considerada la energía verde más rentable y asequible, puesto que vivimos en uno de los países con más horas de sol anuales y que mayor rendimiento energético puede generar. En un futuro, el autoconsumo y la producción de la misma energía mediante placas solares a los hogares y empresas será prácticamente obligatorio, porque las instalaciones solares son esenciales para un desarrollo sostenible, favorecen la transición energética y ayudan a luchar contra el cambio climático, puesto que no consumimos combustibles fósiles.

 

Eva Salvat

Periodista